Skip to content

¿Ser instructores?

Buscamos parejas casadas muy especiales… para un apostolado muy especial — parejas dispuestas a enseñar PNF y dar testimonio sobre como aplicar virtuosamente la PNF como padres responsables. Las Parejas Instructoras de la CCL reciben una formación detallada y completa.  Esto les permite ofrecer clases y consultas a aquellos que asisten a los cursos.

Los instructores de la LPP sirven de una manera especial. Los instructores de la LPP conocen muy bien el Método Sintotérmico de PNF, pero también pueden dar testimonio de su aplicación virtuosa.  Si ustedes consideran solicitar al Programa de Capacitación, es importante que se familiaricen con el sistema y los principios de la LPP. Estos principios también se encuentran en el formulario de solicitud al Programa de Capacitación.

La LPP enseña tres señales de fertilidad — mucosidad cervical, temperatura basal del cuerpo y los cambios en el cuello del útero. Las Parejas Instructoras deben tener al menos seis meses de experiencia utilizando el Método Sintotérmico de la LPP (esto incluye la observación, gráficas e interpretación) antes de completar su certificación.

Nuestros instructores deben ser capaces de hablar sobre los aspectos morales asociados a la PNF.  Nuestra experiencia ha demostrado que los valores éticos son la mejor motivación para un comportamiento que requiere cierto grado de autocontrol. Por tanto, por razones prácticas, así como teológicas, nuestros voluntarios viven al tiempo que explican las razones morales asociadas al la decisión de espaciar los nacimientos y la doctrina cristiana que promueve esta manera de vivir.

Con los años, muchos de nuestros estudiantes nos agradecen el que hayamos incluido el lado espiritual en las clases.  Algunos dicen que esto tuvo mucho que ver en la decisión de convertirse en instructores voluntarios para la LPP.  Para muchos, esta era la primera vez que alguien les hablaba sobre los elementos doctrinales cristianos detrás de la planificación familiar.

La Liga también promueve los beneficios de la lactancia materna y sus efectos en el regreso de la fertilidad después del parto como parte de la serie de clase y espera que los instructores tengan cierto nivel de experiencia en este tema. Es por eso que una instructora de la LPP, normalmente amamantará a su bebé durante los primeros seis meses de vida para proporcionarle 100 % de la alimentación, día y noche, y de acuerdo a las exigencias de su bebé. Una vez que el bebé comienza a ingerir alimentos sólidos, la madre normalmente continuará dando el pecho hasta que el bebé se destete por sí mismo. (Para los matrimonios que no han tenido su primer bebé, esto es, por supuesto, una discusión teórica.  Pero queremos alentar a aquellos que están tratando de lactar a que se den la oportunidad).

Los instructores también deben comprender la importancia de su presencia y la disponibilidad para sus hijos, especialmente cuando los niños tienen menos de tres años. Por lo tanto, uno de los padres debe estar disponible en todo momento para atender a sus hijos menores de tres años. Por otra parte, la LPP reconoce que en ciertos casos, los padres y madres se ven obligados a trabajar y a separarse de su niño o niños para atender ciertas necesidades básicas de la familia. Durante este tiempo, la LPP opina que los requisitos adicionales de ser instructores pueden ser perjudiciales para la familia y sugiere que estos matrimonios participen como “promotores” de la LPP hasta que cambien sus circunstancias familiares.

Si desean más información sobre el Programa de Capacitación para ser Instructores pueden hablar con Silvia Schmidt en la Oficina Central (Cincinnati, Ohio EE.UU.) al  1- 800-745-8252, ext. 3102 o vía correo-e a sschmidt@ccli.org.

A %d blogueros les gusta esto: