Skip to content

Actualidades

Medios de comunicación crean confusión debido a su ignorancia sobre la enseñanza de la Iglesia

Desde el sábado pasado, hemos escuchado las noticias sobre las declaraciones del Papa Benedicto XVI donde “acepta” el uso de condones en algunas situaciones. Esto es falso y no es la primera vez que las declaraciones del Papa han sido presentadas fuera de contexto, sugiriendo que la Iglesia está cambiando su posición sobre el tema de los anticonceptivos. Puesto que es posible que durante sus clases o promoción de los cursos, alguna persona se les acerque a preguntar sobre este asunto, queremos que ustedes estén familiarizados con las declaraciones y el contexto de sus comentarios.

La controversia surge durante una entrevista con el Papa Benedicto XVI realizada por el periodista alemán, Peter Seewald. Algunas de las respuestas salieron a la luz pública antes de la publicación del nuevo libro: Luz del mundo: el Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos. En su respuesta a una pregunta sobre preservativos y el SIDA, el Papa dijo que un prostituto que decida utilizar un preservativo con sus clientes ejerce “un primer acto de responsabilidad”. De esta manera, evita poner en riesgo la vida de la otra persona y da “un primer paso en el camino hacia una sexualidad más humana”. En otras palabras, el uso del preservativo se convierte en un acto positivo ya que implica, de alguna manera, que toma en cuenta el bienestar de los otros. Benedicto XVI reafirmó que los preservativos no constituyen “una solución real o moral” a la epidemia de SIDA, algo que sólo puede alcanzarse mediante la “humanización de la sexualidad”. Observen que en este comentario aislado, nunca se discutió la moralidad del uso de los preservativos como anticonceptivos.

La Dra. Janet Smith utiliza la siguiente comparación al referirse a las declaraciones del Papa, diciendo que: “el uso de un preservativo para prevenir la propagación del SIDA durante un acto inmoral, es análogo al ladrón de bancos que carga su arma con “balas de salva” en lugar de balas reales. No hay duda que, moralmente, se reduce la posibilidad de matar a alguien durante el robo, pero esto no niega que el robo del banco sigue siendo inmoral”.

Tengan presente que, en general, los preservativos son objetos moralmente neutrales. En algunas circunstancias, como para la recogida de esperma post-coital, el uso de preservativos perforados se reconoce como una opción moralmente aceptable. Es el uso del preservativo como medio de control de la natalidad a lo que la Iglesia Católica se opone y lo que considera intrínsecamente perverso.
Así que veremos como muchos grupos intentarán utilizar estos comentarios para insistir en un cambio de la doctrina de la Iglesia, nosotros podemos utilizar esta misma situación para aclarar y dirigir otros hacia el verdadero significado de la sexualidad como una expresión amorosa del don de sí mismos.

A %d blogueros les gusta esto: